viernes, 9 de julio de 2010

ALF

ALFANJE: es un término castellano que proviene del árabe hispánico al-janyar, que significa el puñal, y que designa una espada de hoja ancha y curva, con filo en un sólo lado (o contrafilo en suúltimo tercio) que durante la Edad Media y hasta el Renacimiento se empleó en la península ibérica, buena parte del mediterráneo y sobre todo en Italia. En castellano vulgar antiguo también se le conocía como "terciado".
La cuestión de si es un sable o una espada: El principal problema del término "alfanje" es el de definir correctamente a qué se refería realmente. En primer lugar su definición se refiere a un tipo de espada corva y corta de ascendencia musulmana-oriental que se adoptó y modificó tanto en la península como en otras zonas cristianas del mediterráneo. También es el término que engloba a todas las armas de hoja curva, de un solo filo:desde alfanje a falchion,fauchar,bracamarte, messer, storta (todos europeos), hasta los Kiliç turcos, los talwar indios, lossaifárabes, etc. Por último también se refiere, en España a cualquier arma de tajo corvada de cualquier época, como los términos emparentados de alfanjón, alfanjonazo y alfanjete, terciado ochafarote.En su primera acepción, es en cierto modo una evolución derivada de las armas tipo sable chinas, mogolas,turcas y musulmanas, a las que se le añadió características tradicionales de las grandes hojas de tajo medievales. Por consiguiente el alfanje no es unfalchionentroeuropeoni tampoco un sable musulmán típico de Oriente Próximo, si no parte de ambos. Más corto que los sables orientales, más pesado que ellos, con un característico contrafilo que bien podría ser heredado de los longsax , cuytelos o falchion, y que tienen, como característicageneralizada, los gavilanes en forma de "S" que también usan los bracamarte,messer y algunosfalchion tardíos. Este tipo de alfanjes se puso de moda en grandes ciudades-estado italianas como Venecia, y de allí se exportó sus refinados acabados (ver ilustración). En una poesía renacentista se afirma:

"No quise decir alfanje,

Porque si alfanje nombrara

Sin decir lo Damasquino,

Los alfanjes se enojaran"

Alfanje sirve también para referirse a cualquier arma de tajo de hoja curvada en al menos uno de los lados,de un solo filo; desde un "storta" italiano (que es como se denominan en Italia los "alfanjes renacentistas" y no falcione, que son armas enastadas), a un MesseroLangmessergermano, al falchion inglés, al fauchar y faussar francés, etc. Pero todos ellos con la característica principal de que son armas anchas y poderosas, separándose así de la familia de los sables. En el Quijote se afirma:

"-Vos sois quien la necesita», respondió el manchego, y abrió la batalla con un tajo tan desmedido, que si el arma fuera un alfanje, allí quedara el portugués para la huesa"

También se puede referir además al término que a partir de la palabra raíz árabe-hispana al-janyarpasó a denominar "toda" arma de filo a una mano, no enastada y curva. La RAE en ediciones de otros siglos da como entrada desde alfanje, a alfanjón y alfanjonazo, hasta alfanjete, por lo que parece ser había varias formas para los distintos tamaños de las armas corvas de la época.
Referencias históricas: En la entrada castellana en el diccionario de la RAE de Autoridades de 1927 de alfanje no aclara la diferencia al confundir creencia popular actual de que sonfalchioneuropeos con la opinión la generalizada de los especialistas de que son sables de origen turco, pues de sus primeras acepciones a las últimas se pasa de espada ancha y corva, a sable corto y corvo. Por otro lado, hay fuentes como la de una reseña histórica italiana la cual relaciona losalfanges (arcaísmo de alfanje) ibéricos con las hojas largas y curvas orientales (talwaro kiliç), dando a entender que las armas curvas españolas de un solo filo de la Edad Mediarenacimientotenían más ascendencia oriental que germana.Es pues, que el término alfanje era el término empleado en tiempos medievales ibéricos para referirse a las armas curvas moriscas más anchas y cortas que las cimitarras, y además, también se refería -en época cervantina- a las hojas de filo curvo de origen turco-oriental (damasquino), las derivadasdirectamente de lostalwarindios, o shamsir persas, o los kiliç turcos.Con lo cual, el falchioneuropeo -al menos en sus orígenes-, "no sería un alfanje", pues un falchion estaría más bien cerca del cuytelo castellano -que bien aparece en las cántigas de Alfonso X-, del colltel aragonés por sus tremendos tajos (ambos dos son términos que se referían a hojas derivadas de los Sax yScramasax europeos), siendo en la actualidad el término bracamarte el más aceptado como traducción de falchion, aunque a las armas a las que se debiera referirse con el términobracamarte se les cataloga la mayoría de veces en los museos españoles como sables y alfanjes, lo que lleva a confusión.
Conclusiones: Así pues, el Alfanje, quedaría como arma de un solo filo (o con contrafilo en su último tercio) y a una mano, curva -al menos en su último tercio, más ancha que la cimitarra tendiendo a ensancharse en el tercio fuerte de la hoja, justo en el punto de persecución donde golpea y, muy cercano a la punta, ligeramente más corta en su acepción castellana que, por ejemplo, una espada medieval, una cimitarra o un talwar, algunas veces acanalada, y que era usada para tajos. Por tanto en España fue:El arma derivada de la que fue introducida por los moriscos en la conquista musulmana de la península, corta, ancha, corva y de un solo filo.El término para referirse en la península a cualquier arma de las familias de los falchion y sables turco-orientales con sus derivados de siglos posteriores: como el yatagán y kiliç turcos, losdussack y messer alemanes, los storta italianos, los bracamartes hispanos, losfaucharfranceses, los Dao chinos, etc.

ALFÉREZ:
1-. Oficial de menor graduación, inmediatamente inferior al teniente.
2-. Oficial que llevaba la bandera en la infantería, y el estandarte en la caballería.
3-. Alférez de fragata: Oficial de menor graduación del cuerpo general de la Armada, inmediatamente inferior al alférez de navío.


ALGARRADA: Máquina de guerra usada antiguamente para disparar o arrojar pelotas o piedras contra las murallas de las fortalezas.
ALIAN: Cartucho/Munición de arma corta cuyo proyectil está diseñado para obtener una alta velocidad inicial y una capacidad perforante adecuada, pudiendo ser de aluminio por fuera y con el núcleo de acero endurecido. Generalmente es de uso policial..
ALIMENTACIÓN: Entrada ó introducción de munición/cartucho en la recámara del arma, pudiendo ser por cinta, por cadena con eslabones desmontables, M-60, fijos, MAG, etc.
ALJABA: Bolsa o zurrón en la que los cetreros y cazadores llevan trozos carne para ofrecérselas a sus aves. Por extensión ha pasado a ser el mismo trozo de carne.
ALMARADA: Es un arma blanca, corta, generalmente de acero, con mango de madera y semejante a un punzón de hoja cóncava. Sin filo, sólo hiere de punta sin causar una importante hemorragia externa, pudiendo causar graves daños internos. También conocida como "'''chupasangre'''".Puñal agudo de tres aristas sin filo.

ALMIRANTE:1-. Oficial general de la Armada, del grado más elevado del almirantazgo.
2-. Autoridad que mandaba la armada, escuadra o flota después del capitán general.
3-. Autoridad que en las cosas de mar tenía jurisdicción y con mando absoluto sobre las armadas, navíos y galeras.


ALMOGÁVAR:
1-. En la milicia antigua, soldado de una tropa escogida y muy diestra en la guerra, que se empleaba en hacer entradas y correrías en las tierras de los enemigos.
2-. Antiguas tropas de Cataluña y Aragón.
ALZA: regla graduada fija en la parte del cañón o sobre la cámara de potencia, que sirve para precisar la puntería.


ALZA MICROMÉTRICA: el alza que permite ajustes finos de alta precisión.
AMARTILLAR: colocar el disparador del arma en posición de fuego, normalmente es la operación del tensado del martillo o aguja percutora.
AMBIDEXTROUS SAFETY: palabra anglosajona que significa ambi safety Seguro ambidiestro. Seguro de un arma con dos posiciones de operación, capaz de ser manipulado por tiradores diestros o zurdos.
AMELI (Ametralladora Ligera): La ametralladora ligera AMELI se utiliza como arma automática de apoyo de fuego de corto alcance en los pelotones de fusileros y en la Unidad de Operaciones Espaciales (UOE). Su ligereza y pequeño tamaño, así como el reducido peso y la posibilidad de disponer de hasta 200 cartuchos de uso inmediato, la convierten en el arma idónea para mantener una elevada potencia de fuego.
La BRIMAR cuenta con algo más de 160 ametralladoras de este tipo, desempeñando misiones como cobertura del avance de los pelotones, apoyo de fuego desde helicópteros, embarcaciones semirígidas y todo tipo de vehículos de ruedas.La ametralladora ligera Ameli es una de las armas más eficaces y manejables que existe actualmente en el mercado. La Ameli es idónea tanto para misiones ofensivas como defensivas, gracias a su gran potencia de fuego, su ligereza y su excepcional movilidad. Es, por lo tanto, especialmente adecuada no sólo para la infantería, sino también para comandos, operaciones especiales y paracaidistas.Dispone de un sistema CETME de acerrojamiento semirrígido por rodillos, asegurando el funcionamiento con todas las municiones de su calibre, ya que los gases actúan directamente sobre el cierre por medio de la vaina que hace de émbolo. El sistema de funcionamiento de esta ametralladora ligera es muy sencillo, aunque esto no impide que esté dotado de diversos seguros contra manipulaciones o montajes incorrectos. Emplea cargadores desechables de plástico, de 100 y 200 cartuchos que se acoplan al arma, lo que permite el tiro eficaz, no sólo sobre bípode o trípode, sino también en movimiento sobre cadera. La Ameli ha sido sometida a exhaustivas pruebas que garantizan su seguridad, fiabilidad y resistencia, demostrando que es una ametralladora capaz de disparar con eficacia en condiciones y situaciones extremas.
CARACTERÍSTICAS:Calibre:
5,56 Mm.
Munición: 5,56 x 45 Mm. OTAN (Ordinaria/Trazadora)
Alimentación: cintas de 100/200 cartuchos, para 1,55 o 3 Kg. respectivamente.
Accionamiento: retroceso de masas, cañón móvil y acerrojamiento por rodillos.
Alcance: eficaz 1.000 m
Cadencia de tiro: 900 disparos por minuto
Velocidad inicial del proyectil: 857 m/seg.
Rayado: 4 rayas dextrorsum (paso 178-305 Mm.)
Alza: cerrada de tipo diopter (con graduación para 200, 400, 600 y 800) y visor Susat L-9A1
Peso (arma): 8'3 Kg., con una cinta de 200 cartuchos
Longitud (arma): 970 Mm.
Longitud (cañón): 400 Mm.
Ancho (arma): 80 Mm.
Accesorios: Bípode regulable en dos alturas. Trípode. Material de limpieza. Portafusil de transporte. Visor nocturno. Patín para nieve. Munición para fogueo. Tubo de fogueo. Guardamontes abatible. Cajas de munición para 200 cartuchos.
American Derringer: Son especialistas en armas de fuego de alta calidad.
Disponen de armas en diferentes calibres. El American Derringer ofrece un tamaño y un peso pequeños con un calibre grande en armas de simple acción. Tienen armas de fuego que van de los calibres 22 al 45-70/410 y en cada estilo y forma imaginable.

American Western Arms: American Western Arms tiene uno de los proyectos más activos en desarrollo de armas auténticas del Oeste Americano. Uno de los mayores logros ha sido conseguir por primera vez jamás, conseguir un arma replicada, que diese un resultado sobresaliente tanto en rendimiento como en calidad y a un precio razonable. El lema de American Western Arms es "La calidad vendrá primero, la historia seguirá." http://www.awaguns.com/
Ametralladora:
Una de las primeras ametralladoras que se diseñaron en el mundo disparaba dos clases de balas: redondas, para ser utilizadas contra enemigos cristianos; y cuadradas, que eran más dañinas, contra turcos.
Su inventor, James Puckle, jurista de Londres, que ideó en 1718 una ametralladora de pedernal, hacía constar en su patente: «Dispara tan rápido y tan abundantemente y puede cargarse con tal rapidez que hace casi imposible tomar un harca al abordaje». El arma, sin embargo, distaba de ser portátil. Era pesada, con un cañón de 90 cm. de longitud y un calibre de 3,80 cm. El cañón, montado sobre un trípode, tenía un tambor con 11 cámaras que giraba a mano el artillero.
En 1722, la ametralladora Puckle disparó públicamente 63 balas en 7 minutos. Las autoridades, impresionadas, decidieron la producción del arma, pero resultaba incómoda y difícil de cargar durante la acción, y al cabo fue relegada a las vitrinas como pieza de museo. Tres ejemplares se han conservado: uno en Copenhague y dos en la Torre de Londres. Los dos modelos de Londres, uno de bronce y otro de hierro, ofrecen recámaras cuadradas. Es como un revólver a manivela, pero el tambor está formado por una placa a la que se unen las recámaras mecanizadas aparte.
Aunque existieron a lo largo del siglo XIX armas capaces de disparar de forma parecida a la ametralladora, como las armas Gatling, con media docena o más cañones de fusil dispuestos en posición circular alrededor de un eje y alimentados por un cargador vertical o cilíndrico, no eran verdaderas ametralladoras, ya que la energía para el proceso se obtenía de una manivela accionada por un soldado, mientras que en la ametralladora auténtica solo es necesario montar el cierre del arma y apretar el gatillo para que el arma automáticamente siga disparando hasta soltar el gatillo o agotar la munición.
En 1884 aparece la primera auténtica ametralladora, inventada por el estadounidense nacionalizado británico Hiram Maxim y utilizaba la presión de salida de los gases de proyección para provocar el retroceso del cañón, el montado del cierre, la expulsión del casquillo y la alimentación con otro nuevo cartucho obtenido de una cinta en el lateral del arma. Uno de los primeros modelos de la ametralladora Maxim. Maxim realizó demostraciones por toda Europa y su ametralladora fue adoptada por la mayoría de los ejércitos del continente.
En 1885 en Estados Unidos el fabricante Browning saca un modelo de ametralladora accionado por el gas que se recoge del cañón a través de un émbolo dentro de un tubo conectado al cañón del arma, sistema adoptado después para los fusiles semiautomáticos y de asalto. En 1917 Browning saca su modelo más famoso que sigue siendo empleado en la actualidad y que funciona por el retroceso del cañón. Las Browning fueron adoptadas por el ejército estadounidense y en muchos otros países de la OTAN posteriormente, cambiando sus calibres con el tiempo.
Impacto en la guerra: Su aparición cambió decisivamente el sistema de combatir que no había sufrido grandes evoluciones desde las épocas napoleónicas y junto a la artillería obligó al uso de trincheras y convirtió la guerra en líneas estáticas desde las que se lanzaban asaltos masivos de infantería contra las líneas enemigas que normalmente acababan en masacres inútiles.
Como respuesta a la ametralladora aparecieron el carro de combate para asaltar las líneas defendidas por ametralladoras y las primeras soluciones que permiten a la infantería llevar armas automáticas para el asalto como el subfusil o las primeras ametralladoras ligeras.
Evolución de la ametralladora: Durante la Primera Guerra Mundial las ametralladoras eran armas pesadas, montadas sobre un trípode o ruedas al estilo de un pequeño cañón. Para resistir las ráfagas continuas sin quedar inoperativas, los cañones iban montados dentro de cilindros que se podían rellenar con agua para refrigerar el arma.


Las ametralladoras ligeras de la primera guerra y de entreguerras son en apariencia grandes fusiles diseñados para tiro automático como apoyo al pelotón de fusileros tradicional. Armas como la estadounidense BAR (Browning Automatic Rifle) empleada en las dos guerras mundiales o la inglesa Bren, empleada en la segunda, entran dentro de esta categoría. Normalmente se alimentan mediante cargadores o tambores de entre 30 y 100 cartuchos y disponen de un pequeño bípode en el extremo para disparar cómodamente tumbado. El concepto permanece hoy en día, y la mayoría de las ametralladoras actuales de este tipo son fusiles de asalto modificados para dar una mayor duración al cañón, con un bípode y cargadores de más capacidad que los estándares del fusil del que proceden, aunque también hay modelos actuales de cinta diseñados expresamente como ametralladoras ligeras como la FN Minimi belga (empleada por el ejército estadounidense y muchos países de la OTAN) y la CETME Ameli española.
Los alemanes poco antes de la Segunda Guerra Mundial inventaron a su vez la ametralladora polivalente o media. Este arma puede actuar como una ametralladora de posición normal al estilo de la Primera Guerra Mundial montada en un trípode pesado con miras para actuar hasta 1.200 metros o puede ser desmontada, acoplada a un bípode y utilizada en el rol de ametralladora ligera, pero con una potencia muy superior a las concebidas expresamente como tales.
En la Segunda Guerra Mundial los alemanes emplearon la MG-34 y la MG-42, esta una versión simplificada de la anterior, con la mayor parte de sus piezas en chapa estampada para abaratarla. La MG-42 permanece hasta hoy en día en servicio en la OTAN con la denominación MG-3. Otros modelos del estilo son la M-60 estadounidense de la época de Vietnam o la PKS rusa.
Ametralladoras antiblindaje: En la Segunda Guerra Mundial apareció también un tipo de ametralladoras de gran calibre, alcance y capacidad de penetración, las ametralladoras pesadas, empleadas normalmente como antiaéreas o para destruir vehículos con poco blindaje, son capaces de literalmente partir a un soldado en trozos, por lo que también se emplean como ametralladoras de posición y suelen ser las elegidas para montarlas en carros de combate como arma auxiliar, blindados de asalto o helicópteros. Con calibres entre el 0.50 (12,70 Mm.) y 20 Mm., muchas tienen casi 3.000 metros de alcance y pueden perforar blindajes ligeros.
Un tipo de arma relacionada con las ametralladoras pero que normalmente necesita ayuda mecánica adicional a los gases del disparo para su funcionamiento es el cañón automático, de entre 20 y 30 Mm., montado en torres en blindados de asalto o en helicóptero y aviones de caza. En ocasiones dispone de múltiples tubos al estilo de los antiguos Gatling para soportar el desgaste y calentamiento al que se ve sometida el arma durante su uso. Este tipo de cañón, que emplea normalmente proyectiles con núcleo perforante y velocidad de más de 1.000 m/s, permite perforar blindajes de más entidad y destrozar vehículos enemigos con gran facilidad. Por ejemplo el cañón automático multitubo GAU-8 de 30 Mm. que emplea el avión cazacarros A-10 Thunderbolt es capaz de perforar el blindaje superior de prácticamente cualquier carro de combate o de dañarlo gravemente provocando heridas a los ocupantes por los fragmentos desprendidos.
Desgaste del cañón: Las ametralladoras son armas que sufren un fuerte desgaste debido a la gran cantidad de impactos y roces de sus mecanismos y a la erosión y calor que se genera en el cañón. Los cañones no suelen resistir más de unos centenares de disparos continuos sin dilatarse de forma que se puede llegar a inutilizar temporalmente el arma, por lo que hay que dosificar los disparos en forma de ráfagas con intervalos, y los rayados del cañón lo desgastan de tal forma que hay que sustituir todo el cañón cada 10.000 ó 15.000 disparos para mantener las características balísticas del arma.
Cintas de las Ametralladoras: Las cintas de ametralladora son otro de los objetos humildes que no reciben por parte de los coleccionistas la atención que merecen. Su misión es mantener unidos una cierta cantidad de cartuchos de modo que según son arrastradas por el mecanismo de la ametralladora aportan munición correctamente orientada para su introducción en la recámara.
Al contrario que los cargadores, las cintas son totalmente pasivas. No incluyen ningún tipo de muelle o mecanismo salvo los estrictamente necesarios para mantener la munición sujeta correctamente. Una vez han cumplido su misión, pueden reutilizarse aunque en combate suelen ser desechadas. Siempre son expulsadas vacías por el arma. La única excepción que conozco es la BREDA 37 que reintroducía los cartuchos disparados en la bandeja-cinta. Esta característica presenta la incomodidad de tener que vaciar la cinta para recargarla, además de una complejidad innecesaria. Solo se utilizan en ametralladoras "pesadas" puesto que las más ligeras no soportan el calentamiento producido al disparar la cantidad de cartuchos que contiene una cinta. Algunos tipos de cinta, pueden empalmarse por sus extremos para crear cintas mayores.
Tipos de cinta de Ametralladoras:
-Textiles: Dos cintas de tela u otro material flexible unidas dejando unos espacios por donde se introducen a presión los cartuchos. No se pueden empalmar y suelen tener al principio un trozo extra vacío para facilitar la introducción en el arma. A menudo llevan insertos metálicos remachados. Consisten en dos cintas de tela u otro material flexible unidas dejando unos espacios por donde se introducen a presión los cartuchos. Como toda obra humana, tienen virtudes y defectos: Proporcionan una elevada capacidad a coste moderado, pero no se pueden empalmar. Suelen tener al principio una pieza metálica para facilitar la introducción en el arma, pero insertar una cinta parcialmente utilizada es complejo. Son flexibles y ligeras, pero tienen poca resistencia a la humedad (la tela puede hincharse dificultando la extracción del cartucho). Tampoco tienen gran resistencia al roce, por lo que no pueden reutilizarse indefinidamente. A menudo deben llevar insertos metálicos remachados porque es difícil hacer que el mecanismo tire con seguridad y uniformidad de la tela. Sus dimensiones no pueden controlarse con precisión.
Por todos estos inconvenientes se suprimieron al substituirse por las cintas textiles por cintas metálicas que mantienen sus virtudes -salvo, quizás, el coste-pero eliminan todos sus defectos.
-
Metálicas rígidas: Consisten en una chapa que sujeta los cartuchos paralelos entre sí. Dado que su capacidad es escasa para que sean manejables (20-30 cartuchos) suelen tener un engarce para unir varias y formar una especie de cinta articulada. Actualmente están en desuso. Consisten en una chapa metálica en la que se ha incorporado algún sistema para sujetar los cartuchos paralelos. El tipo más sencillo es el de la ametralladora Hotchkiss, en que se troquelan una serie de "labios" que sujetan los cartuchos. Incorporan además en los extremos un engarce que permite unir varias para formar una especie de cinta articulada. No sujeta muy bien los cartuchos y es -relativamente- propensa a deformarse provocando fallos de alimentación. Estas razones, junto a la escasa capacidad de carga, hacen que actualmente no se construyan armas alimentadas con este tipo de cintas a pesar de que deben tener un coste reducido. Existen variantes como la Breda 37, que son esencialmente el mismo sistema con mejoras substanciales. Esta es una cinta mucho más rígida que sujeta mejor los cartuchos y es menos propensa a sufrir deformaciones. En contra tiene un peso bastante superior, la imposibilidad práctica de unir varios y un coste de manufactura mucho más elevado.


-Metálicas articuladas: Las que siempre hemos visto en las películas. Están formadas por una serie de chapas dobladas que sujetan cada una un solo cartucho. Todas las chapas están unidas entre sí mediante un pasador o un doblez especial de modo que forman una bisagra. A menudo integran al inicio una chapa mayor de forma especial para facilitar la introducción en arma. Son las cintas en que cada cartucho está sujeto a presión en un eslabón metálico. Pero, a diferencia de las desintegrables, los eslabones están unidos entre sí mediante un pasador que ejerce de bisagra. De este modo, las cintas vacías permanecen íntegra con lo que su recarga es muy sencilla.
A cambio de esta ventaja económica, la cinta vacía que sale de una ametralladora es un estorbo que puede enrollarse donde no debe y provocar interrupciones. Reclama espacio y es un peso muerto en una aeronave, por lo que no se usa en ellas. No es fácil unir una cinta entera a una usada a medias o unir dos cintas disparadas parcialmente para tener el arma a plena capacidad en el siguiente asalto. Una vez usada, debe recogerse, limpiarse y transportarse para su recarga. Todos estos inconvenientes hacen que a pesar de sus virtudes haya desaparecido de la mayoría de fuerzas armadas del mundo.
-
Desintegrables: El tipo más utilizado actualmente. Están formadas por chapas que sujetan un solo cartucho, pero el pasador que une las distintas piezas es el propio cartucho. Al extraer el cartucho se desmontan los eslabones, por lo que una vez vacía no se obtiene una cinta -propensa a enrollarse- si no una serie de eslabones que suelen desecharse. En ningún otro tipo es más sencillo aumentar o disminuir la longitud de la cinta. Se llama así a las cintas cuyos eslabones se separan cuando se extrae el cartucho que contienen. Más incómodas de recargar, en la práctica desechables, ofrecen varias ventajas respecto a las otras cintas metálicas: pueden alargarse o acortarse con gran facilidad, no pesan ni ocupan espacio una vez disparadas -gran ventaja en las aeronaves-, la cinta saliente no corre peligro de liarse o provocar interrupciones.
Hay dos tipos principales con muchas variantes. En el más habitual para armas de pequeño calibre, el eslabón forma dos anillos cerrados y cada cartucho hace de bisagra. El otro tipo, más habitual en armas de grueso calibre, los eslabones se enlazan el uno contra el otro y el cartucho se limita a hacer de tope para mantener el enlace. Entre medio una gran variedad con anillos cerrados, sin cerrar, eslabones en dos piezas. La mayoría de ametralladoras de diseño actual, especialmente en calibres mayores -de 12.70 a 30 Mm.- utilizan cintas desintegrables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada