martes, 18 de enero de 2011

MAU

MÁUSER: La empresa sigue produciendo e innovando en su campoh
ttp://www.mauserwaffen.de/
MÁUSER (Carabina Modelo 1895): Esencialmente es un arma con sistema Máuser, muy parecido al fusil, pero con unas dimensiones un tanto reducidas y distinto empleo táctico. Su uso fue destinado a tropas montadas, por lo que se le reconocía también con el nombre de carabina para caballería.
Tiene la misma acción de cerrojo que la del fusil, y se diferencia solamente porque lleva el mango del cerrojo doblado hacia abajo evitando que sobresalga demasiado. Existen dos modelos de esta arma, con la sola diferencia de la aplicación de una anilla
portacarabina en el costado izquierdo del arma y otra en el mismo lado de la culata.
Debido a su corta longitud del cañón, originaba un ruido al disparar, bastante ensordecedor y molesto para el tirador, además del culatazo resultando mayor. Su alza esta graduada hasta 1400 m. y no lleva baqueta; tampoco tiene cuchillo para bayoneta. En resumidas, a pesar de sus dificultades es un arma bastante precisa y a consecuencia del cañón mas corto, resulta mucho mas fácil de manejar que el fusil máuser.
Largo total: 943 Mm. Longitud cañón: 446 Mm.Número rayas: 4Peso del arma: 3.200 gr. Calibre: 7 Mm. (7x57) Número cartuchos: 5
MÁUSER EXTRACTOR: palabra anglosajona que significa Extractora Máuser. Uña extractora no rotativa y bastante sólida que retiene aproximadamente un tercio de la pestaña de extracción de la vaina; diseñada por Máuser para su fusil de acción por cerrojo y luego empleada en las acciones de armas producidas por otros fabricantes.
MÁUSER (Fusil Modelo 1893) MAUSER ESPAÑOL: España intento siempre permanecer a la par con las demás potencias europeas encuanto a su armamento, y hacia 1890 el grueso de su ejercito está armado con el fusil Remington 71/89 calibre 11mm, el cual está reformado del original americano según la iniciativa de los señores Luis Freire y José Brull, mejorando al máximo las prestaciones balísticas para un arma de pólvora negra.
En 1888 se crea una comisión para estudiar la adopción de un fusil repetidor de pequeño calibre, se analizan los diferentes modelos que ofrecía Mauser en ese momento, siendo los calibres disponibles el 6.5mm, 7mm., 7.65, 8mm. y algún otro, resultando finalmente seleccionado el 7x57mm Mauser, después de haberlos analizado a todos, nombrando el arma como Fusil Mauser Español modelo 1893.
La fabricación se encomienda a Lund Loewe & C. de Berlín, y posteriormente llegaría la producción propia, con el inestimable esfuerzo del Tte. Cnel. De Artillería Fernández-Ladrera Miranda, comisionado a Alemania para instrumentar la fabricación de estas armas en el arsenal de Oviedo.
Antes de recibir suficientes máuser 93 se produce un levantamiento en Melilla, Marruecos, que obliga al gobierno a solicitar a Loewe, con el consentimiento Argentino, la cantidad de 10.000 fusiles y 5.000 carabinas del modelo máuser Argentino 1891 en calibre 7.65mm. Para poder hacer frente a la situación, una vez terminado el levantamiento éstas armas serían destinadas a Cuba, siendo temporalmente un segundo calibre reglamentario.
MAUSER, WILHEM Y PAUL: Los principios nunca son fáciles y no le fueron ni para el fusil de cerrojo en general ni para los Hermanos Máuser en particular.
Aunque el padre de las armas de cerrojo fue Dreyse, su brillante idea y sus buenas realizaciones se han visto siempre ensombrecidas y casi eclipsadas por completo por quienes, sin ser progenitores, más hicieron por este tipo de armas: los hermanos Paul y Wilhelm Máuser.
Cuando en 1840 apareció el primer fusil de cerrojo debido al alemán Dreyse nació un arma que se haría famosa dentro y fuera de los campos de batalla alcanzando un grado de eficacia no igualado por otras armas. Hoy, en cien años cumplidos por el modelo más significativo, el fusil Máuser 1898, conviene recordar y conmemorar el nombre genérico que designa a los de su estilo. Dreyse, con gran inventiva, desarrolló un sistema de percusión nuevo basado en un mecanismo llamado “llave de cubo”, nombrado así porque el mecanismo iba encerrado en un cilindro hueco. Este era sencillísimo, pues no tenía mas que una larga aguja percutora y un muelle, y carecía de martillo o perro; pero lo más importante de él era que podía adaptarse perfectamente a la retrocarga. La fuerza necesaria para iniciar la cápsula fulminante la tomaba la aguja del muelle que la rodeaba, que la impulsaba hacia delante al ser liberada al accionar el gatillo o disparador.
Aunque la idea era brillante e ingeniosa presentaba una serie de dificultades prácticas considerables. Por consumirse la carga de pólvora al quemarse directamente en la recámara sin nada que la obturara y la protegiera, a los pocos disparos se recubría de residuos que dificultaban la introducción en aquella de los cartuchos. Esto llegaba a tal grado que los soldados equipados con este fusil tenían que ayudarse para cerrar y abrir el cerrojo de una piedra, pues con la mano no resultaba fácil. La falta de obturación de la recámara hacía que escapasen de ella hacia la cara del soldado partículas incandescentes de pólvora si se disparaba con el arma en el hombre. Además la aguja, al tener que permanecer entre la carga de pólvora mientras esta se quemaba, se corroía y rompía con gran frecuencia y facilidad.
Wilhelm (1834) y Paul (1838) Máuser, hijos en una familia numerosa, que experimenta épocas duras. Consiguen algo de estabilidad con mucho trabajo duro, habilidades técnicas y perspicacia de negocio en la fundación de la fábrica de las armas de Máuser.
Peter Paul Máuser y su hermano Wilheim eran dos de los trece hijos de Franz Andreas Máuser, un fabricante de armas de Obendorf-an-Necker. Ambos estuvieron aprendiendo en la Fábrica Real de Armas de Wurttemberg en Obendorf, y en 1865 llegaron a mejorar a la pistola Needle.
Los hermanos comienzan el trabajo como niños, al igual que su padre, en la fábrica real de las armas en Oberndorf/Neckar, una ciudad pequeña en el bosque negro alemán. La fábrica tenía por aquel entonces a 133 trabajadores.
Los hermanos Máuser inician su carrera
En la época de la aparición, desarrollo y adopción del fusil Dreyse, los hermanos Paul y Wilhelm Máuser, así como otros miembros de su familia, trabajaban en la fábrica de armas de un pequeño estado alemán, el de Württemberg, situado en la población de Oberndorf. Estos dedicaron sus esfuerzos a mejorar ese fusil coincidiendo sus trabajos con el nacimiento del cartucho metálico, que aplicaron a las armas que estaban diseñando. Otra importante mejora que aportaron fue la de hacer que el arma quedase montada y dispuesta para hacer fuego cuando se accionaba el cerrojo llevándolo hacia adelante.
Su primer prototipo, que no podían patentar por falta de recursos, fue visto por el norteamericano S. Norris, a la sazón representante de Rémington en Europa, que se entusiasmó tanto con la idea que se decidió no sólo a promocionar el arma sino hasta a financiar los trabajos de los hermanos Máuser fuera de Alemania, en Bélgica. Estos respondieron a las esperanzas en ellos puestas creando un nuevo modelo en 1867 que fue patentado el 2 de junio de 1868 y que hoy se conoce entre los coleccionistas como Máuser-Norris, del que hay poquísimos ejemplares, casi todos en museos nacionales. Desgraciadamente, el apoyo de Norris tuvo que cesar, pues éste tenía que vender el Rémington Rolling Block, lo que entraba en conflicto de intereses con su participación en el desarrollo y promoción del Máuser.
Los hermanos Máuser, faltos de apoyo económico, tuvieron que abandonar Bélgica y sus trabajos volviendo a su pueblo un tanto descorazonados, pero allí les esperaba una buena noticia. Una de sus armas, probablemente facilitada por Norris, había llegado a manos de los militares prusianos que vieron en ella un buen futuro por lo que llamaron a los investigadores, ofreciéndoles un puesto de trabajo en la fábrica de Spandau para que siguieran mejorando el arma.
En diciembre de 1871, Prusia adoptaba oficialmente el fusil Máuser en sustitución del Dreyse al considerarlo sencillo, fácil y barato de fabricar y robusto, entrando en producción a principios de 1872.
No obstante, era un arma primitiva, ya que sólo se le podía disparar tiro a tiro y carecía inicialmente de expulsor, por lo que el soldado que lo usaba, para poderlo cargar de nuevo, tenía que ladearlo para que cayera la vaina del cartucho.
A pesar de esto, el fusil Máuser 1871 fue un verdadero éxito, como demuestra el número de unidades vendidas a diferentes países que lo adoptaron oficialmente. Las fábricas en que se produjo fueron, además de la Máuser de Oberndorf, Spandau, Amber, Danzig y Erfurt en Alemania y Steyr en Austria. Fue adoptado como reglamentario por los ejércitos de Alemania, Turquía, Servia, China, Japón y Honduras.
Los tiempos cambian y se avanza en diferentes aspectos por lo que, a pesar de la bondad del Máuser 1871 pronto se echó en falta en él un sistema de alimentación y almacenamiento de munición de forma que se convirtiera de monotiro en arma de repetición. La cuestión no revestía ninguna dificultad técnica que no se pudiera solucionar y Máuser añadió esa opción a este modelo. El sistema elegido fue el de un depósito tubular con capacidad para ocho cartuchos y un elevador del tipo Winchester 66 que dio un excelente resultado. Fue adoptado por el ejército alemán en 1884 dándosele, por eso, la denominación de Máuser 71-84.
Con el paso del tiempo los Máuser mod. 1871-84 quedaron anticuados, pero este fabricante reaccionó inmediatamente haciendo un esfuerzo monumental en investigación y desarrollo de nuevos fusiles y cartuchos sin desfallecer en ningún momento.
En 1889 ya tenía Máuser un nuevo fusil especialmente diseñado para un cartucho propio de pequeño calibre y vaina de ranura, el 7,65 x 53 Mm. desarrollado en 1888. Esta arma y cartucho fueron probados y adoptados por el ejército belga, pero al no poder Máuser servir el pedido que se le hacía por estar cumplimentando el del ejército turco, cedió los derechos de producción a una nueva empresa que se creó con ese fin y que llegó a ser la famosa Fabrique National D'Armes de Guerre o F.N.
Por otra parte, a Máuser se le presentaba un arduo problema con el importante contrato de suministro de armamento ligero al ejército turco. En él se especificaba que si, mientras se estaba cumplimentando éste, el fabricante desarrollaba un modelo mejor y más moderno, se transferirían a éste las unidades que aún faltasen por servir. De las 500.000 unidades del pedido inicial restaban por entregar 280.000 y Máuser, haciendo honor a la honestidad que siempre le caracterizó en todas su transacciones, dio esa opción a los turcos con el modelo 1890 que era ligeramente distinto del belga del 89.
Esas dos armas ya se pueden considerar en muchos aspectos como un Máuser moderno. Tenían cerrojo de una sola pieza, con dos tetones opuestos en cabeza. El sistema de almacenamiento y alimentación era ultramoderno, pues contaba con un depósito para cinco cartuchos en una sola hilera a continuación del guardamonte que se proyectaba relativamente poco hacia afuera de la línea general del arma y podía llenarse con cartuchos sueltos u organizados de cinco en cinco en una especie de pequeños soportes o "peines" que, situados en la parte superior de la acción del fusil, los enfilaba con un solo movimiento en el depósito. Este sistema de llenado se debía parcialmente al anglo norteamericano James Paris Lee, y era muy superior al Mannlicher que no admitía alimentación parcial del depósito, lo cual representaba una gran desventaja.
Los hermanos Máuser, adaptaron fácilmente su rifle para caza. En África, en los safaris a menudo eran rifles de Máuser. En 1940 se invitó a Máuser que ocurriera en una competición de equipar de nuevo al ejército alemán con un rifle semiautomático, el Gewehr 4. Los requisitos especificaron que el diseño no debe perforar los agujeros en el barril, de tal modo requiriendo los mecanismos que probaron no fiable. Dos diseños fueron sometidos, y la versión de Máuser, el G 41(M) fallado desgraciadamente en la prueba y cancelados después de un funcionamiento de producción corto.
A pesar de la destrucción de las fábricas Máuser, los hermanos Máuser continúan produciéndose los rifles de la caza hasta 1944 a pesar del desorden y la confusión que la guerra trae. Al final de la segunda guerra mundial, las fábricas de Máuser en Oberndorf, Berlín y Karlsruhe son golpeadas por los bombardeos y desmontadas por las fuerzas de la ocupación. Walter Röll, el encargado del departamento de los rifles de la caza, continúa construyendo los rifles de Máuser en el propio jardín de su casa. La calidad de su trabajo es apreciada por los oficiales franceses, británicos y americanos igualmente. Los Hermanos Máuser crean el "modelo 66" en 1963, adquiriendo los derechos de la producción para un rifle deportivo con un perno corto.
En 1981 salen al mercado los Máuser "Modelo 77" y "Modelo 86" rifles de acción del perno con el compartimiento permutable y un disparador innovador, siendo el Modelo 86 para la precisión que tiro y dirigido al segmento de las armas para el sector público.
1998. 100 años de sistemas de la acción del perno de Máuser: Máuser introduce cuatro series especiales del modelo 98 para el aniversario de los Cien años de Máuser: La serie de una colección limitada de la edición del rifle imperial de la infantería 98 y de la carabina 98K y 2 series especiales de los rifles de Mágnum en estilo de los años 30, limitándose a 100 unidades cada uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada